miércoles, 20 de junio de 2012

Con el Reciclaje al Cuello: Camisetas

No hace mucho me encontré con una maleta enorme llena de ropa para tirar. Evidentemente yo no lo permití y ahora es un inquilino más en mi zulo del centro de Sevilla.

Dentro de ella había camisas, pantalones, blusas, jerseys, sudaderas... pero de lo que más había era de camisetas de publicidad de marcas de tabaco y alcohol. Cabe decir que la identidad de las persona que me dio la maleta quedarán en el anonimato.

 
Estuve dándole vueltas a cómo usar tanta camiseta y estoy secándole muchísimo provecho, pero hay ciertas camisetas que por su estado, o porque simplemente tienen estampados muy incómodos sólo se pueden aprovechar en forma de retales o tiras.

Teniendo en cuenta esto me lancé a hacer algunos modelos de complementos, y descubrí que en la mayoría de casos la aplicación más interesante era en collares.


La técnica es bien sencilla. Combinar las tiras haciendo trenzas o dejándolas simples y jugar con los colores y la manera de anudarlas.

El resultado es el que veis, y tengo que decir que es de los complementos que más me suelo poner últimamente. Son ligeros, muy vistosos y fácilmente combinables con vestidos, blusas y camisetas lisas o sencillas.

lunes, 11 de junio de 2012

Mi Aportación al Belén


Estas navidades una compañera me pidió el favor de que le hiciera un disfraz de oveja a su hija de 4 años. Por aquel entonces yo aún no me había leído ni las instrucciones de la máquina de coser, pero me dio penica por la chiquilla y le eché valor.



Al parecer la niña no quería un disfraz de oveja como los que venden en los chinos, y que todos sus compañeros vestían para la ocasión. Así que entre algunas compañeras diseñamos el disfraz.



Básicamente se componía de tres piezas: Un cuerpo en forma de vestido con forma acampanada, una cinta con apliques para la cabeza y unos calentadores para combinar con unas botas marrones.

Para la cinta utilicé fieltro rosa para la piel y la misma tela de borreguito para el resto. Las botas las tuve que pedir con pocos días de antelación para que el calentador se ajustase y no se le cayeran al suelo al andar. Por último quise meterle un detalle y le añadí una cola al cuerpo.

El reto estuvo en coser con mi máquina una tela tan indómita. Por suerte me di cuenta de las maravillosas ventajas de utilizar la cinta de carrocero cuando nada funcionaba ya. Salvada por los pelos.

Niña feliz, madre contenta y prueba superada.

viernes, 1 de junio de 2012

De Joyería Textil en Cardamomo

Los que me conocéis sabéis de mi predilección por Cardamomo. Es una tienda maravillosa que una buena amiga regenta en Granada. De las manos de Marta salen desde vestidos y faldas hasta complementos o unas preciosas ilustraciones.
 
 
En marzo de este año pude escaparme a Granada para hacer uno de los talleres que Marta organiza en su tienda. Si viviera allí no me perdía ni uno solo, pero como vivo a expensas de turnos, horarios y calendarios sólo pude hacer el de Joyería Textil.

A lo largo de una tarde de charlas tan llevaderas y exquisitas como el te y las pastas que degustamos fuimos aprendiendo cómo sacarle partido a retales y piezas pequeñas para la creación de unas joyas la mar de atractivas.

Evidentemente, en mi casa no tengo las exquisitas telas que en Cardamomo pudimos manejar, pero lo más interesante del taller fue el empezar a concebir las telas como material básico para elaborar piezas de joyería. Ese día se abrió todo un abanico de posibilidades en mi mente.


Cuando salí del taller me llevé un par de collares preciosos y una cabeza llena de ideas. Muchísimas gracias a Marta y su Cardamomo y a todos vosotros por leer este blog.